miércoles, 2 de julio de 2014

Confort (I)



¿Te has preguntado alguna vez por qué, ante un nuevo reto, la respuesta inicial suele ser que no eres capaz de hacerlo? 

Nuestro cerebro, nuestro entorno, se aferra a la rutina que tenemos establecida. No le gusta el cambio. ¿Quieres aprender a pintar? No eres capaz. No sabes. No puedes. ¿Quieres salir a correr? No puedes. Te asfixiarás. Te lesionarás.

Esto suele suceder con cualquier nueva actividad que te plantees. Tu cerebro y los cerebros de los que te rodean te dirán que no estás preparado. Y lo que es peor, comenzará(n) a soltar una retahíla de excusas como que eres demasiado viejo, o no tienes dinero para afrontarlo, o tu creatividad no es lo suficientemente grande… Y así hasta el infinito.

En esos casos, haz oídos sordos. La pregunta que  te debes hacer es ¿y por qué no? Hazlo.



Tones Template | Designed by Pink + Lola