sábado, 17 de mayo de 2014

Práctica



En la vida cotidiana realizamos todo tipo de acciones de forma autómata e inconsciente. Si bien al comenzar cualquier práctica estamos atentos a todo impulsados por la novedad, en cuanto se convierte en hábito la dificultad para no comenzar a divagar aumenta exponencialmente. 

Las primeras ocasiones que sales a correr permaneces atento desde que te atas los cordones de las flamantes nuevas zapatillas hasta cómo te cuesta respirar o cómo sientes que el gemelo se sobrecarga –se sube-. Cuando nuestro cuerpo se adapta al esfuerzo la mente aprovecha la ocasión para pensar en qué pasó durante el día o ensimismarse en ensoñaciones.

Pero correr, practicar deporte, no es una distracción. Es práctica. Se debe realizar sin tener otra cosa en mente y sin expectativas. Salvo que seas olímpico, no hay motivo especial que te lleve a plantearte expectativas. Todo llega. Correr no es la preparación de alguna otra cosa. Solo es correr.



Tones Template | Designed by Pink + Lola