viernes, 31 de enero de 2014

Fuerza de voluntad

En cualquier faceta de nuestra vida, en cualquier actividad en la que nos embarquemos con más o menos pasión, siempre hay un momento en el que la mente nos sugiere posponer lo que tenemos que hacer y dejarlo para otro momento. Hoy no me apetece es un pensamiento muy común hoy en día, que nos ata a la rutina, nos atrapa en nuestra zona de confort e impide hacer lo que es necesario para alcanzar nuestros objetivos.

Para ello tenemos una habilidad conocida como fuerza de voluntad, cuyo nivel desarrollo diferencia a las personas que han conseguido lo que se proponían de aquellas que siguen en un bucle. Una idea, un concepto rápido es el de, cuando tengas un momento libre, hacer aquello que menos te apetece hacer.

A la hora de emprender nuevos hábitos, como iniciarnos en la práctica de la meditación, del mindfulness o del running, entrenar a diario nuestra fuerza de voluntad nos ayudará a crecer como personas y evitará arrepentimientos futuros a causa de la dejadez. Ojo, esto no quiere decir que saltarse una sesión, un día de estudio, posponer una actividad de forma puntual -pero controlada- sea contraproducente. Digamos que hacer lo que debemos hacer nos da permiso para portarnos mal.

¿Y cómo desarrollamos esta habilidad?

En realidad, todo está relacionado con el concepto de conciencia. Esto nos permite evitar los actos impulsivos y ser más responsables. Cinco minutos diarios de meditación son un entrenamiento valioso para nuestro cerebro. Ponte una alarma y reserva ese tiempo. Para empezar -más adelante profundizaremos en esta práctica- valdrá con una silla, un lugar tranquilo y ordenado y centrarnos en la respiración. Concéntrate en cada inspiración y espiración y si la mente se distrae, no te preocupes que lo hará, regresa a tu respiración.

Junto con este primer paso, puedes grabarte mentalmente un mantra. Scott Jurek, ultrafondista, utilizaba uno muy útil: "En ocasiones lo tienes que hacer y punto". Cuando no te apetezca levantarte de la cama, salir a correr porque hace frío, lavar los platos o limpiar la bandeja de arena de tus gatos, recuerda: "En ocasiones lo tienes que hacer y punto".


Tones Template | Designed by Pink + Lola