miércoles, 9 de abril de 2014

Huir del éxito

"Quiero probar esto del Zen a ver si me convierto en una persona auténtica".

Vaya concepto equivocado. El Zen es lo más aburrido que existe. No busques convertirte en un maestro Yoda. No busques objetivo. El Zen no es más que la vida diaria, vivida conscientemente. Ese ideal de mejorar uno mismo, ascender unos peldaños en la escala social. Esas son técnicas mundanas de autoayuda con las que una persona no entiende la idea correcta. Esperamos inspiración, pero la inspiración no es Zen.

No se trata de conseguir algo, no te debe interesar la pompa, el ruido. La admiración que despiertes por ello no tiene ningún valor. De hecho, tu práctica ha de ser discreta, casi secreta. No puede existir la admiración. No hay espacio para el ego.



Tones Template | Designed by Pink + Lola